Derecho penal ecológico. Una propuesta de legislación para los delitos contra la Pacha Mama en el nuevo derecho penal ecuatoriano

Objetivo del proyecto ha sido el borrador de nuevos tipos penales de delitos contra la Pacha Mama en el derecho penal del Ecuador. Partiendo de la base de trabajos previos sobre el derecho penal ambiental para un anteproyecto de la parte especial para la reforma del código penal de Bolivia, el proyecto desarrolló una propuesta de legislación para el nuevo derecho penal ecológico del Ecuador. Además, el anteproyecto de Código Penal de la Nación de Argentina adoptó, en lo esencial, los fundamentos de esta propuesta de legislación para el Ecuador.

Categoría de proyecto: Proyecto de investigación
Status organizacional: Proyecto de sección
Duración del proyecto: Inicio del proyecto: 2012
Finalización del proyecto: 2015
Status del proyecto: Finalizado
Idioma(s) del proyecto: Español
Sistema(s) jurídico(s): Ecuador, Bolivia, Argentina
Conceptos sistemáticos de ordenamiento temático: derecho penal ecológico, derecho penal ambiental, propuesta de legislación

Dirección

  • Jan-Michael Simon [Email]

Descripción del proyecto

Objeto del proyecto fueron los delitos en el derecho penal ecológico. El antiguo código penal ecuatoriano contenía, en su parte especial, un capítulo dedicado a los delitos ambientales. Su estructura y sistemática, con tipos penales centrales relativos al derecho penal de sustancias peligrosas, de desechos y de protección de la naturaleza, eran, en comparación con la situación jurídica de otros países latinoamericanos, en cierta medida avanzadas. Sin embargo, con la nueva Constitución ecuatoriana de 2008, de manera similar a la nueva Constitución boliviana expedida un año después —es decir, dos Constituciones latinoamericanas que se encuentran inspiradas en el movimiento neoconstitucionalista—, se otorgó un nuevo valor especial a la naturaleza. Mientras que la nueva Constitución de Bolivia—a diferencia de la mera definición de la protección del medio ambiente como objetivo político del Estado contenida en el Art. 20 letra a) de la Constitución alemana—, estableció un derecho fundamental a un medio ambiente saludable, protegido y equilibrado (Art. 33-34 Constitución Política-BOL), la nueva Constitución ecuatoriana va aún más allá, en la medida en que concibe a la naturaleza como Pacha Mama, como Madre Tierra (quechua), y la dota de sus propios derechos fundamentales (Art. 10 II en conjunto con,. Art. 71-74 Constitución Política-ECU). Este gran avance —pasar de una protección del medio ambiente garantizada constitucionalmente a una relación ecológica con la naturaleza consolidada constitucionalmente— delimita al legislador ecuatoriano la calidad del derecho, al que deberá ceñirse la legislación cuando se trate de asuntos relativos a la naturaleza: derecho ecológico en lugar de derecho del medio ambiente. Esto tiene consecuencias para el derecho penal. Mientras que el derecho penal del medio ambiente tiene que justificar la protección jurídico-penal de la naturaleza por ser esta el entorno (medio ambiente) del hombre, para el derecho penal ecológico, la protección jurídico-penal de la naturaleza tiene que justificarse por su concepción y garantía constitucional como persona frente a la persona humana —obviamente, no en un sentido naturalista sino estableciendo un equilibrio entre personas jurídicas—. Las personas humanas pueden entonces, de acuerdo con esta nueva disposición constitucional, lesionar derechos propios de la naturaleza en su relación con ella. Por esto, el derecho penal ecológico puede también, en el caso en el que su aplicación deba fundamentarse en la protección de bienes jurídicos, prescindir de la habitual referencia a los bienes jurídicos de terceros. Lo anterior dado que, desde esta perspectiva la punibilidad, en el caso concreto, de la relación humana con la naturaleza, descansa siempre en el hecho de que el comportamiento humano lesiona directamente bienes jurídicos de la naturaleza.

En este contexto, el presente proyecto desarrolló una propuesta de legislación de “delitos contra la Pacha Mama” para el Código Orgánico Integral Penal del Ecuador de 2014. Junto a los tres delitos básicos contra la fauna, la flora y la contaminación de la naturaleza, así como sus respectivas calificaciones —que ya se habían presentado entre 2008 y 2009 en trabajos previos sobre el derecho penal ambiental para un anteproyecto de la parte especial para la reforma del código penal de Bolivia—, el proyecto desarrolló tipos penales adicionales relativos al derecho penal de protección del agua, de la protección del suelo y de sustancias peligrosas. Más allá de esto, el proyecto propuso, entre otros, tipos penales relativos al tráfico ilícito de especies, fraude procesal, atipicidad de la conducta, arrepentimiento eficaz, reglas acerca de la sanción de personas jurídicas y sobre penas accesorias, reglas del orden procesal-penal sobre el principio de oportunidad y la acción popular, reglas sobre medidas cautelares de protección, así como definiciones conceptuales. Mientras que el legislador ecuatoriano del Código Orgánico Integral Penal de 2014 no quiso adoptar la propuesta de una estructura fundamental del derecho penal ecológico en sus tres tipos penales básicos y, en consecuencia, tampoco siguió la sistemática de los tipos penales —acogió, más bien, solo algunas propuestas aisladas contenidas en el proyecto—, el Anteproyecto de Código Penal de la Nación de Argentina de 2014 incorporó en el título “Delitos contra el Ambiente, la Fauna y la Flora” la estructura fundamental propuesta y, en lo esencial, también la sistemática del fundamento de la propuesta de legislación para Ecuador, incluyendo los tres tipos penales básicos junto con sus elementos del tipo.

  • Geändert am: 14.12.2017
  • Top